Además de la información al cliente, los e-mail corporativos ofrecen otras ventajas, como dar una imagen corporativa más sólida y la incorporación de políticas de privacidad a los correos, una protección legal que nunca está de más.